Arrebatos Carnales

Arrebatos Carnales


“Las pasiones que consumieron a los protagonistas de la Historia de México”

Autor: Francisco Martín Moreno, Editorial Planeta*

Obs Magazine

banner_art09

A lo largo de los siglos, hombres y mujeres han sido arrastrados por el inevitable impulso de poseer a quien parece ostentar el sentido de la vida. Y de esta atracción impetuosa no se libran los grandes forjadores del destino de una nación, ¿Qué apetitos y obsesiones sirvieron de causa para algunos de los protagonistas de la historia de México?

Con su singular estilo, donde confluyen una rigurosa investigación y la maestría narrativa, Francisco Martín Moreno hurga en la memoria de México y se adentra en un viaje íntimo hacia el corazón y la alcoba de la monja, el dictador, el revolucionario, el político reformador, el emperador y el líder de la Independencia.

Un libro provocador que revela la condición humana y su inevitable rendición ante la pasión amorosa.

Los protagonistas de la historia de México han sido santificados y sacralizados, como si fueran semidioses incapaces de tener tentaciones, ni debilidades carnales como cualquier otro ser humano. Los personajes aquí presentados son seres en un entorno erótico y romántico, con todas las pasiones que pueden despertar el sexo opuesto o el mismo sexo. En palabras del autor: “se les desacraliza y se les baja del pedestal”.

A lo largo de 447 páginas de Arrebatos carnales (2009), el autor narra los amoríos de la escritora Sor Juana Inés de la Cruz, del libertador José María Morelos, del fallido Emperador Maximiliano I, del dictador Porfirio Díaz, del político José Vasconcelos y del revolucionario Francisco Villa.

La antología sugiere interesantísimas respuestas a la pregunta: “¿Hasta qué punto el erotismo ha logrado cambiar la historia de México?”, respetando la veracidad del contexto, dándole un perfil literario e introspección psicoanalítica a los héroes y heroínas de México.

¿Cómo surge Arrebatos carnales?, ¿Fueron páginas dispersas que nunca llegaron a una novela histórica?, ¿o desde el principio los Arrebatos estaban ideados como una antología del erotismo en la historia de México?

En estas páginas no se presenta a los grandes protagonistas de la historia de México como estatuas de mármol blanco. Más bien se dibujan personajes en un entorno erótico y romántico, con todas las pasiones que pueden despertar el sexo opuesto o el mismo sexo.

Son historias de seres humanos de carne y hueso.

José María Morelos y Pavón. Descubrimos que el libertador José María Morelos entró al seno de la Iglesia católica por despecho: En el seminario conocería a Miguel Hidalgo. ¿Por qué la Iglesia se avergüenza del motivo que acercó a Morelos al sacerdocio?, ¿por la misma doble moral de la Iglesia que primero lo excomulga y ahora pretende darle una “inspiración divina” a la Independencia de México?img_little08c

Vemos a un José María Morelos apasionado en el terreno militar y político, que escribe “Los sentimientos de la Nación” (1813), que se constituye como Siervo de la Nación, que después dedica su esfuerzo en la redacción de la Constitución de Apatzingán (1814), que es un hombre exitoso y arrebatado. ¿Por qué a la hora de la cama Morelos es un sujeto descafeinado, aburrido y apático? Mientras leemos las biografías sobre Morelos imaginamos un volcán, un hombre lleno de coraje, de entrega y entereza, sin imaginar la actitud que tenia en sus relaciones amorosas.

Es increíble ver a José María Morelos pelearse a machetazos por una mujer, aún siendo cura y líder de la Independencia. Llevaba11 años enamorado de Francisca Ortiz; cuando era un joven arriero, Morelos pierde el amor de su vida -por decisión de ella, no porque la

secuestraran. Es tal frustración, que decide entrar al Colegio Nicolaita y estudiar para sacerdote. Nos preguntamos pues: ¿hasta qué punto el erotismo ha cambiado la historia de México?

De no haber sufrido la decepción amorosa, Morelos nunca habría entrado al seminario, ni

conocido al cura Miguel Hidalgo y él no hubiera nombrado a Morelos líder de la Independencia para que continuara las batallas en Guadalajara, Morelia, Cuautla y Acapulco.

Es importante conocer a este hombre volcánico, que se enfrenta a machetazos por una mujer, gana el duelo, pero ella lo abandona, dando un giro a la vida personal de Morelos y al destino de México.

img_little08aPorfirio Díaz ante Dios. El dictador abjuró, movido por la pasión, la Constitución de 1857 para poder casarse con su sobrina Delfina Ortega. Es un dato duro, Díaz es el gran enterrador del liberalismo mexicano del siglo XIX. Aunque él no modifica la Constitución de 1857, ni las Leyes de Reforma que Lerdo de Tejada eleva a nivel constitucional (1873). El dictador deroga las disposiciones que separaban la Iglesia del Estado; a partir del Plan de Tuxtepec (1876). La Iglesia respaldó a Díaz.

El se acercó al clero después cuando agonizaba su concubina, Delfina Ortega, sobrina carnal, para no irse al infierno excomulgada ya que vivían en amasiato y no se podían casar porque eran familiares directos. Díaz le pide a Antonio de Labastida -Arzobispo de México- que los case y él se niega por partida doble: Porfirio Díaz ya estaba excomulgado, pues el Papa Pío Nono había excomulgado a todos los mexicanos que juraron la Constitución de 1857, así que la condición que impuso la Iglesia para casar a Porfirio Díaz con su sobrina Delfina Ortega, era que el dictador renunciara a la aplicación de la Constitución de 1857 y así lo hace, hay un documento donde consta que abjura -en la práctica, no por decreto- la Constitución y las Leyes de Reforma.

José Vasconcelos y María Antonieta Rivas. En esta trama, desfilan una serie de singulares personajes: Andrés Henestrosa (quien los presenta), Consuelo Sunsín (amante de Vasconcelos y posteriormente esposa de Antoine de Saint- Exupèry). “Hay una parte donde la historia se estrella”, dice el autor. Se puede documentar que José Vasconcelos y Antonieta Rivas sostuvieron una relación amorosa, lo pero no está documentado lo que sucedió en la habitación de hotel en la ciudad de Toluca durante su primer encuentro amoroso.img_little08b

La historia termina en la puerta de la habitación pero el novelista puede traspasar la puerta como un fantasma, para sentarse o esconderse debajo de la cama contemplando todos los escenarios.

Eso aconteció con Vasconcelos y Rivas,. El tenía una vocación política, era un gran filósofo e historiador y al mismo tiempo era un hombre muy conservador que tenía fuertes ligas con la Iglesia católica, por alguna razón Vasconcelos está enterrado en la Catedral de México.

Vasconcelos tenía relaciones con la Alemania nazi, era importante aprovechar la historia entre el romance y la coyuntura política, ahí se demuestra su verdadera personalidad.

img_little08dMaximiliano de Habsburgo. La Bisexualidad del Emperador Maximiliano de Habsburgo era un tema que se desconocía por completo; Asi como la “locura” de Carlota que era un pretexto para esconder al hijo que procreó fuera de matrimonio, Maximiliano pasaba más tiempo en la ciudad de Cuernavaca que en el Castillo de Chapultepec, quien realmente gobierna es la Emperatriz Carlota.

El era un enamorado de los bichos. Maximiliano venía a la Ciudad de México para gobernar una o dos veces por semana, ahí radicó el desastre del Imperio. Hay evidencia de la bisexualidad de Maximiliano y que fue amante del Conde Bombelles desde edad temprana, asevera el autor.

Cuando llegan a México, Carlota ya no comparte la cama con Maximiliano. Hay cartas de amor y ternura pero son una fachada; ella estando sola en el Castillo de Chapultepec se enamora de un guardaespaldas que le había impuesto su padre -el Rey Leopoldo I-, así que es una gran mentira toda esa historia de la “locura de mamá Carlota” que nos contaron en la escuela, de que la “Emperatriz de México” busca el apoyo de Napoleón III y del Papa Pío IX, la decadencia del Imperio de Maximiliano no tenía remedio, las tropas francesas iban a salir de México fuera Carlota o no a Europa.

Son varias razones: ya había terminado la Guerra de Sucesión en Estados Unidos y se dicta la Doctrina Monroe -“América para los americanos”- el ultimátum fue: “no queremos ninguna potencia europea en América, o salen de México o Estados Unidos le declaran la guerra a Francia”.

Napoleón III no podía financiar una guerra contra Estados Unidos. Además, Maximiliano se había comprometido a sufragar los gastos del Ejército francés en México, con cargo al tesoro mexicano. Pero el Imperio de Habsburgo carecía de reservas y no cumplió con el pacto. El tercer punto y más importante: el Káiser alemán Guillermo I le declararía la guerra a Francia para rescatar los territorios de Alsacia y Lorena. Napoleón III necesitaba a todas sus tropas en Francia para hacer frente a la guerra con Alemania que finalmente estalla en 1870, evitando el conflicto con Estados Unidos.

No había posibilidad de rescatar a Maximiliano. Carlota tenía que salir de México porque estaba embarazada del coronel Alfred Van der Smissen y se vio obligada a fingir demencia y ocultar su embarazo porque Maximiliano iba a negar la paternidad de ese hijo. Carlota quedaría expuesta como una mujer de cascos ligeros, situación que en la corte europea de aquellos años, resultaba francamente muy difícil.

Sor Juana Inés de la Cruz. En esta novela se revela que la musa de la poetiza mexicana es la condesa de Paredes de Nava.

Francisco Villa. La Historia de Francisco Villa y sus 28 esposas acrecentarán el mito de “el bandolero revolucionario” en México y el extranjero. La virilidad del caudillo, el sentido moral que mostraba ante sus desposadas, la frialdad y coraje del héroe se ve rebasada por la nobleza del mismo al inventar todos esos escenarios de bodas falsas solo para dar tranquilidad espiritual a sus esposas, asegurándoles que no pecaban al unirse a el.

La verdad histórica narrada no debe ser tomada como una falta de respeto al lector, ya que el novelista respeta el hilo conductor de la historia como algo imperativo. Cada uno de los personajes ha sido analizado en su contexto real.

En “Arrebatos Carnales”, destaca el rigor metodológico incorporando notas al pie de página y la bibliografía como epílogo, hay historias que son de tal manera increíbles que superan la realidad. Lo decía García Márquez: “la realidad puede superar a la mejor de las novelas”.

img_little08e

Francisco Martín Moreno. Es conferencista, líder de opinión, columnista y autor de los bestsellers “México Negro”, “Las cicatrices del viento”, “México mutilado”, “México Sediento”, “Las grandes traiciones de México”, “México Secreto”, “México acribillado” y “México ante Dios”, que lo consolidan como uno de los autores más leídos del país.

 

Publicidad después de artículo
Santander